Aprendiendo emociones con el juego de Demundus Families on the Road

Te presentamos un juego cooperativo diseñado para jugar con niños de 8 a 10 años que representa un mundo simbólico, con elementos básicos para el desarrollo del autoconocimiento, la autoexpresión y la oportunidad de conectar desde nuevos lugares. Estaban en el Familia Trobada y Ruta 2017 y estamos felices de presentarles a todos los que vinieron y también a los que no pudieron conocer el proyecto de un juego que infunde emociones. Los creadores Rosa Membrado y Bruno Ketels, terapeutas Gestalt, coach, formados en el programa SAT del Dr. Claudio Naranjo (Psicoterapia Integrativa y Eneagrama), PNL y otros nos lo explican.

En estos tiempos en los que muchos padres, educadores y psicoterapeutas hablan de un cambio de paradigma, la creación de una herramienta lúdica y pedagógica para el desarrollo personal tiene como objetivo introducir una nueva dinámica de relación en los entornos habituales de niños, jóvenes y adultos para facilitarlo. . se expresan y escuchan a sus compañeros, amigos, hijos y padres de una forma fácil y divertida.

Detalle de las cartas Demundus Game.

Según Francisco Mora1Doctor en Medicina y Neurociencia, las emociones son la base de los procesos conocidos como curiosidad y atención. Y la curiosidad es el mecanismo emocional que abre las ventanas de atención a través de las cuales entra la información que pueden producir el aprendizaje, la memoria y el conocimiento.

La memoria de un hecho se ve facilitada por el contexto o el componente emocional, ya sea placer o dolor. Por tanto, la diversión a través del juego es el mecanismo que impulsa al niño y al joven a aprender.

Entonces, el juego es el mecanismo que la naturaleza brinda para que los niños y adolescentes adquieran habilidades y habilidades de manera eficiente y para adecuarlos al mundo.

Por ello, Demundus reúne los principios y experiencias de las psicoterapias humanísticas, incluida la Gestalt, en un juego que facilita la participación y la realización. aspectos emocionales, físicos y cognitivos, y permite que las personas involucradas en el acto educativo lo utilicen como herramienta de educación emocional, dinámica de grupo, manejo de conflictos, mediación entre pares y, en general, para movilizar y la interacción entre personas.

El resultado es que los participantes en el juego pueden descubrir y conocer su propio mundo emocional, y al mismo tiempo conocerse mejor, aprendiendo con la retroalimentación de personas de confianza, en el aula, con el grupo. de amigos, en el contexto de la familia. Todo esto contribuye al desarrollo del vínculo, la confianza y la sensación de tensión.

Entre los valores del juego como herramienta pedagógica, encontramos que permite el acceso directo a la experiencia, algo que siempre es bien recibido por los niños, adolescentes y jóvenes. Como resultado, surge la reflexión de lo vivido, el análisis conceptual necesario, imprescindible para apropiarse de la experiencia.

Además, como juego cooperativo, Demundus es una experiencia grupal con impacto individual, ya que las dinámicas grupales que hacen avanzar el juego promueven la retroalimentación entre los participantes, permitiendo que todos vean una instantánea de sus fortalezas y puntos a desarrollar. , ¿en qué etapa se encuentra en relación con las cuatro habilidades sociales básicas que propone Demundus?

Talentos

El juego también se apoya en un mundo simbólico, arquetípico, que involucra preguntas de la experiencia humana, y que propone una respuesta poco convencional, por ejemplo hablando ‘sobre’ antes de temas, entre otros, como él. nacimiento, amor, sexualidad, muerte, conflicto, autoridad, familia, instinto, placer, bienestar físico, malestar físico y emocional, futuro... utilizar los experimentos con el movimiento, el sonido, la voz, la dramatización, el propio cuerpo, la libre asociación, la ayuda mutua, la pareja, el grupo … en exploraciones que involucren físicas, emocionales, pensamientos y fantasías.

En cualquier caso, jugar con Demundus en familia permite acercarse al mundo emocional, escucharse activamente, experimentar comportamientos y alternativas a través de interacciones con los compañeros de juego, y desarrollar el papel de líder, actuando en el papel de animador y evaluador.

El demonio los desafía

Los jóvenes, niños y niñas desempeñan el papel de líderes y participantes, lo que les facilita asumir la responsabilidad de aplicar las reglas. Además de la dedicación que conlleva la entrega de talentos, estos elementos del juego simbolizan las habilidades sociales.

Nuestras hijas e hijos están preparados para este tipo de actividades lúdicas que les permiten revelar emociones que no mostrarían en situaciones cotidianas. Los niños y jóvenes toman conciencia de sus emociones. El ambiente en el grupo y la relación entre ellos mejora y fortalece la alegría y el sentimiento familiar.

La retroalimentación que los padres reciben de sus hijos e hijas es muy positiva. Se quedan con la sensación de participar en una actividad muy especial que los hace sentir más maduros después del partido. Aprecian mejor la autenticidad de sus compañeros de juego y se dan cuenta de cómo todos se expresan y actúan a su propio ritmo.

Es la gran sorpresa del juego. En pareja o en familia, las dinámicas creadas en Demundus abren nuevos espacios de encuentro: ‘Ya no veo a mis parientes de la misma manera“.

Otros testimonios dejados por los participantes:

«Me gustó que todos jugaran igual, jóvenes y mayores, padres e hijos. Nadie es más que nadie. ¡Todos nos mojamos!«

«Estamos tan acostumbrados a una forma particular de tratar con nuestra familia y nuestro círculo de amigos que nos olvidamos de los muchos aspectos de quienes nos rodean. «

Una pareja nos dijo después de jugar a DEMUNDUS: «Nunca pensé que podría hablar de cómo me siento sobre este asunto frente a mi pareja ”.

«El juego toca muchas claves: hay juegos físicos donde los participantes bailan o hacen poses bioenergéticas, o comienzan a meditar. En otras pruebas se juega la fantasía y la libertad de expresión. También hay teatro … Desde la diversión y la risa, es un juego para descubrir nuevas formas de ser. ¡Nos permite a todos experimentar! «

«Descubrí cosas sobre los demás que no sabía, y sobre mí mismo, que puedo ser mejor en relación con las personas. «

Lo cierto es que Demundus sirve para unir más a la familia, ya que es inspirador decir las cosas como son, desde una frase más completa que reduce la necesidad de caminar con reservas.

Presentación de Demundus:

El juego viene en un estuche liviano del tamaño de un libro que es fácil de transportar y se puede jugar en cualquier ocasión.

Más información y compras en www.demundusthegame.com

1Francisco Mora, Doctor en Medicina y Neurociencias, Catedrático de Fisiología Humana de la Universidad Complutense de Madrid y Profesor Asociado del Departamento de Fisiología Molecular y Biofísica de la Universidad de Iowa. Informe del Hospital Faros Sant Joan de Déu, 2011. ¿Cómo aprender las emociones? Inteligencia emocional en la infancia y la adolescencia. www.faroshsjd.net

¡Comparte con tus amigos y familiares!

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *