Creencias mágicas sobre la salud infantil en Nicaragua Familias en el camino

Nuestra búsqueda de compartir juegos con otros niños y niñas nos llevó a conocer a una familia nicaragüense cerca de la finca Zopilote en Ometepe, Nicaragua. Así comenzó una animada conversación sobre las creencias mágicas que rodean la salud de los niños y las madres en Nicaragua, de la que tomamos buena nota.

Mientras Lluna jugaba con las niñas que estaban allí, pude hablar con Laura, una abuela y sus dos hijas Gretel, de 24 años y madre de Jurelia, de 3 años, y con Yeneris, de 22 años, madre de Keisel, de 5 años. de edad y Cristofer, de 1 mes. .

EL PUJO

Me acerqué para conocer a su bebé y Yeneris comenzó a explicarme que tenía un «empujón», ¿cómo? Preguntó. Si mi hermana lo golpeó cuando lo miró. Y así inició una agradable conversación en la que me explicaba las creencias que su familia y muchos nicaragüenses siguen cuidando desde los primeros meses del recién nacido hasta al menos los seis meses.

Yeneris explica que el «pujo» es similar al cólico. Mira, me dice Mira, se pone rojo cuando quiere orinar o defecar. El cólico es aire en el estómago, el abdomen se estira y eso es todo, pero el «pujar» puede tardar hasta 3 meses. Otra forma de saber si el bebé está pujando o no es poniéndole leche materna y aceite de cocina haciendo círculos en la cola (rabo) con los dedos y si sale algún granito, los clavos negros son que tiene empuje. . Los bebés son muy frágiles y una mujer que está embarazada por primera vez o una mujer que está menstruando pueden empujarla y mirar al bebé.

Me dice que a su hijo le estalló el ombligo, que sangró durante unos 8 días porque su hermana lo estaba mirando y tenía la regla. Para curarlo, su abuela Laura de 76 años me dice que debe amamantarlo una mujer virgen, que no ha pecado y así al menos acorta el tiempo de apremio. También como remedio hay una receta que me dicta Laura: almohada de gato, almohada de iguana, ramita de ají, guaro y medio ajo granito, todo se queda en un biberón y se lava al bebé de la cabeza a los pies.

Hay prevención para el “empujón” y además de evitar que lo miren, es poner una pulsera alrededor del bebé con dos semillas de ojo de buey, estas están en la “rebaja” se convierten en hembri hombre o gemelos llamado porque una semilla es más pequeña que la otra.

REFRESCOS

Otro peligro para el recién nacido son los «refrescos», existen diferentes modalidades: la bebida solar, la goma y la bebida para enfermos o muertos. La soda del sol se refiere a cuando, me explican, por ejemplo, los campesinos que van a trabajar al sol, llegan a un buen lugar soleado y miran al niño y se refrescan en él.

El pujo

Los síntomas que luego se presentan en el niño son cabeza muy caliente y pies muy fríos. La soda o la soda (o la bebida) se administra cuando alguien que está ebrio mira al niño y se refresca. Como remedio, hay baños con agua empapada en albahaca o baños de una preparación con brandy con apazote, hierba buena y pastilla de trigo sarraceno. Para lo que no hay cura, es la soda para enfermos o muertos. Laura recuerda cómo uno de sus hijos, de los 12 que tenía, murió de refresco muerto, no se podía hacer nada, no se podía hacer nada, dice ella, no hay cura.

Laura recomienda no enseñarle el bebé a nadie mientras esté tierna, se dice a sí misma que respondió a la persona que pidió ver a su hijo «.¿Por qué quieres verlo? Si es feo o guapo, es mi hijo.”. Para prevenirlo, también es recomendable llevar una prenda roja porque así la gente puede refrescarse en el rojo.

BAÑOS CALIENTES

Existe otra creencia en el cuidado de los bebés y son los baños calientes. Yeneris me cuenta cómo su abuela baña a Cristofer durante 8 días (dos días a la semana). Primero se enciende leña y se ponen las brasas en una paila (olla), luego la abuela pone su mano sobre las brasas y con manos calientes las pone en la cabeza, en la nariz y en las piernas para que no queden cornetas (muy Abierto).

SALUD MATERNIDAD

Veo que Cristofer se ha cubierto las manos con calcetines y Yeneris explica que esto es para evitar que se le caiga el pelo. Como? Se cree que si el bebé chupa el dedo o la mano de la madre, se le cae el cabello, es decir, si el bebé está amamantando, tienen cuidado y le cubren las manos, pero si toma pacha (biberón) aparece insiste en que no hay problema incluso si se chupa el dedo.

Me siguen diciendo y explicando que nada más dar a luz, para limpiar a la madre (para los retuertos), se le ofrece una caña de azúcar con miel y hojas del gran árbol con cáscaras de jinote.

La placentaComo en otros lugares, como ya hemos visto, se entierra, si la mujer da a luz en casa, si lo hace en el hospital, se quema la placenta. Esto evita que la placenta sea devorada por cualquier animal, ya que el bebé corre el riesgo de morir.

Y para conseguir más leche, a la madre se le ofrece pinolillo (bebida a base de maíz molido, canela y cacao u otras especias) o avena granulada.

En cuarentena Laura me dice que la madre debe cuidar su alimentación y no comer frijoles, carne o huevos, eso la lastima, es malo (curiosamente los frijoles son la base de la alimentación). Es mejor comer cuajada, tortilla (maíz) y tibia (pinolillo).

Estas creencias mágicas sobre la salud tienen diferentes versiones según la región y los lugares en Nicaragua y así lo demuestran los estudios que podemos encontrar en el blog de antropología nicaragüense presentado por María Dolores Álvarez y Bayardo Gómez.

En este blog se nos cuenta sobre otras creencias populares en este país respecto al eclipse solar y al eclipse lunar, la mierda, el ojo, cuando un niño tiene sol, tortugas, empacho o cipe entre otras. La tradición oral continúa la riqueza cultural nicaragüense en un país que sigue sufriendo graves problemas de salud, especialmente en las zonas más rurales.

+ información

Todos nuestros posts sobre Nicaragua

¡Comparte con tus amigos y familiares!

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *