Educar el feminismo · Familias en movimiento

Educación en feminismo, de Iria Marañon. (Plataforma editorial, 2018). Este es un libro imprescindible, al menos para todos aquellos padres que se preocupan mínimamente por una educación que dé a nuestras hijas e hijos la oportunidad de elegir libremente qué tipo de feminidad y masculinidad quieren vivir, independientemente de los roles y estereotipos de género.

Es un libro indispensable hoy también, en el que estudios recientes son socialmente alarmantes sobre la creciente situación de violencia de control a la que están expuestos los adolescentes por parte de sus novios. La violencia no está disminuyendo, pero parece estar aumentando en las generaciones futuras. No haremos algo bien; No son solo los medios de comunicación, no es solo la escuela, las familias son en parte responsables de la educación, tendremos que tomarlo en serio y ponernos manos a la obra para prevenirlo. Por eso «Educar en feminismo» es un libro necesario.

En la primera parte del libro «Feminismo, sí, gracias», Iria Marañón nos introduce al feminismo, rompiendo las resistencias que nos impiden identificarnos con él, para darnos cuenta de que representa la lucha por la igualdad entre los sexos y no la supuesta superioridad de las mujeres. Como bien explica la autora, el feminismo todavía se considera una palabra maldita, a pesar de que fue precisamente este movimiento el que ganó derechos que las mujeres veían en el pasado.

Además de interesantes ideas sobre el movimiento feminista, este libro aclara conceptos de la teoría de género que son fundamentales para entender el significado y la necesidad de seguir abogando por la igualdad, no para pensar que ya todo está logrado. También encontraremos referencias a mujeres feministas prominentes citadas a lo largo del libro.

Al hacernos cómplices de la necesidad de co-paternidad para evitar, Iría Marañon nos muestra en Educar en el feminismo la situación actual en una sociedad donde aún imperan las desigualdades: empezando por los estereotipos de género, el tema de los juegos y juguetes sexistas, o el hecho de que las niñas se sientan menos inteligentes que los niños y que finalmente no elijan ciertos estudios que son más reconocidos profesionalmente, cómo los hombres ocupan el espacio, invisibilidad de las mujeres, techo de cristal, trabajo invisible en el hogar, feminización de la pobreza, injusticia cometida contra las mujeres o algunos de los diferentes tipos de violencia que sufren las mujeres (agresión sexual, violencia machista, violencia obstétrica …) y un análisis amplio y rico de la actualidad a partir de la evidencia que impone la realidad.

La autora de este interesante libro comparte sus anécdotas y reflexiones sobre estas y otras manifestaciones del sexismo, no solo desde su experiencia personal vista a través de las ‘gafas moradas’, como se dice metafóricamente cuando tomamos conciencia de las desigualdades, todo El libro es documentado con datos de ensayos y estudios desde una perspectiva de género que se han realizado en la práctica, lo que nos hace preguntarnos si la elección entre ‘cosas de chicos’ y ‘cosas de chicas’ es realmente tan natural como algunas personas piensan. .

En la segunda parte el libro concentrarnos en «Educación mixta»titulado ‘Ni las niñas son de Venus, ni los niños son de Marte’, destierra el mito construido a partir de la conocida Mejor vendido, refiriéndose a los estereotipos de género como rasgos innatos femeninos y masculinos, o por naturaleza. Iria Marañón aclara el concepto de coeducación que va más allá de la coeducación, y habla de masculinidad y feminidad para escapar de los estereotipos de género y aprender a enseñar la diversidad. Como dice la autora, no podremos conocer el peso del componente biológico en la identidad de género hasta que no eduquemos de manera igualitaria.

Reflexiones, consejos y actividades prácticas basadas en su experiencia, salpican este segundo volumen, como tablas de apuntes que son geniales para orientarnos en este desafío de contribuir a la convivencia familiar. Como estrategias para enseñar feminismo, Iria Marañón también propone pautas de educación emocional, técnicas de negociación y resolución de conflictos para que niñas y niños nunca recurran a la violencia en períodos de enfado, rabia o desacuerdo.

Las niñas y los niños necesitan aprender que la violencia no resuelve los conflictos y evita que los niños acepten la violencia como un juego ya que estos juegos continúan en el futuro muchas actitudes que son muy dañinas, como la violencia machista, donde los hombres resuelven su frustración como violencia y la mujer asume que es normal.

El autor ofrece en las páginas del libro sabias y valiosas estrategias para empoderar a las niñas más allá del estereotipo de princesa delicada y devota de los demás, y también para que los niños respondan a modelos de masculinidad de hombres cariñosos y generosos involucrados en el en casa y cuidado. Vamos, como dice Iria Marañon en los subtítulos, «tranquilo NO es más lindo» y «los chicos están llorando y NO tienen que pelear».

La tercera y última parte del libro la cuestión esencial de Relaciones entre niñas y niños, haznos conscientes de lo sorprendente neomaquismo que prevalece entre los adolescentes. Explicar la relación entre la violencia de género y los mitos del amor romántico que consumen a través de los medios, la música, el cine, YouTube … Es imperativo que despertemos a niñas y niños de ese espejismo que los lleva a construir relaciones tóxicas, de dominio y control por parte de los chicos.

Es muy interesante el análisis que hace el libro de las diferentes referencias que tienen las niñas y los niños durante la infancia y la adolescencia, y que llevarán a ideas muy distintas sobre el amor y el sexo y sobre las relaciones de pareja. Por eso es tan importante educarlos en una idea del amor al margen de los mitos románticos y abordar la educación sexual con cariño y placer, con libertad, pero donde cada uno marca sus límites y estos deben ser respetados. También nos da una guía sobre cómo prevenir el abuso sexual educándolas desde la niñez para que tengan claro que sus cuerpos les pertenecen.

En definitiva, este es un libro que se lee muy bien, no solo porque nos da respuesta a cuestiones que nos preocupan, sino también porque la autora habla un lenguaje muy fluido, nos cuenta situaciones cotidianas a través de su propia experiencia, que de sus amigos y la observación de las personas que lo rodean, lo que hace que nos identifiquemos de una manera agradable y esclarecedora con lo que nos cuenta.

Al leer este libro, tengo claro que criar a los niños y niñas en el feminismo les enseña a ser más libres, respetando a otras personas.

Educación en feminismo, de Iria Marañon. (Plataforma editorial, 2018)

¡Comparte con tus amigos y familiares!

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *